Haciendonos mayores...

jueves, septiembre 30, 2004

Somos vecinos. Asi que hoy decidi visitarle. Entrè en la magia (aunque no os parezca la palabra mas adecuada habia mucho de fantasia en eso). Y llego la decepcion. Se que lo habeis visto en fotos y postales; pero sobre la tumba de morrison no habia el monumento ese con su cabeza. Habia, eso si, varios ramos de flores. Nada mas. Una tumba fea llena de flores que le vulgarizan. No es que yo le de mucha importancia a esas cosas, pero habia panteones familiares que parecian iglesias goticas. Era como un micromundo de pesadilla. Aunque yo por alguna estupida razon me senti como en el lejano oeste. Las grandes avenidas polvorientas. Las casas abandonadas tras el saqueo de los forajidos. Habia algo de trascendente entre tanta piedra. Como la puerta de Morrison. Ese lugar desde el que se vislumbran dos realidades. (Y no me malinterpreteis, solo hablo de lo cerca y lejos que queda toda esa gente que esta dentro, que permanecen a las seis de la tarde y que no existen a menos que leamos su nombre en la tumba).

0 Comments:

{color:#aa0033;}

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home