Haciendonos mayores...

sábado, abril 17, 2004

Creo que este año debería ser posible. Iniciarnos en el camino.

El viernes fui a la oficina del peregrino por un trabajo que tenía que hacer. Se les veía tan emocionados. Un señor hiperraro, a la vez calvo y con el pelo largo, lo había comenzado con unos amigos en Alemania. Era ya su tercera vez. Pero al quinto día se desataron rayos, nieve y tormenta. Sus amigos que eran un poco mas acojonados, decidieron abandonar la aventura. Pero el quiso llegar hasta el final. En Roncesvalles,conoció a Filippa, una señora inglesa muy larga, y desde ahí hicieron todo el camino juntos. ¿Lo mejor del camino? La gente...la gente es maravillosa (y dos lagrimillas cayeron de su cara roja).

Y es bonito ver esto. Es esperanzador.

Después hablamos con el canónigo de la catedral, que es el responsable máximo de la oficina. Y nos contó que cada año se incrementaba más el número de peregrinos. Le pregunté que a que se debía. Me dijo que a una visita del papa, a la promoción del turismo... pero que había una razón de fondo. Que en esta sociedad tan materialista, la gente estaba necesitada de algo más,de algo espiritual y lo buscaban ahí, algunos sin saber el qué, otros sabiéndolo. Y en cierta forma, podría estar de acuerdo. Estar en contacto con lo más natural y a la vez ir hacia una meta, a través de esfuerzo recompensado por belleza, es una manera perfecta de salvarse.

0 Comments:

{color:#aa0033;}

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home