Haciendonos mayores...

domingo, marzo 13, 2005

Estrasburgo es la ciudad mas concienciada de Francia.
El jueves, nos encontramos una gran manifestacion. Era logico. Era un dia en el que hizo huelga casi todo el mundo (nuestro tren fue el unico que funciono ese dia en Estrasburgo). Pero allí las manifestaciones no son como en España (o como las que yo vi en España). Allí son una fiesta. Iban los diferentes grupusculos con sus colores, y sus pancartas, y delante de cada uno, su coche, con sus colores también. En el coche, musicos tocando o djs. Algunos tocaban cancion social (de acuerdo con la ocasion), pero otros te ponian la cancion del momento. Esa misma que esa noche escucharias en cualquier discoteca (de musica mala, of course).
Nos quedamos impresionadas. Viendo pasar a montones y montones de gente, moviendose al mismo ritmo. Sin poder evitar que sus cabecillas intentaran acompasarse a eso que sonaba.
La tecnificacion que sustituye a la pasion. Ya podian gritar sus consignas, que no se les iba a escuchar.
El sabado, llegamos a la plaza que está delante del ayuntamiento. Y vimos grupos muy grandes de personas paradas. ¿Otra manifestacion? ¿Por qué?
Una pancarta sobre el presidente del consejo regional de la alsacia, que ha robado a los contribuyentes. Unas personas tocan instrumentos de viento. Nos acercamos. Nos dan un papel. Mil fanfarrias por la liberacion de la periodista de Liberacion (periodico frances) y su interprete, secuestrados en Irak. A la misma hora, delante de todos los ayuntamientos de la ciudades francesas, se tocaría musica con el objetivo de que la queja llegue hasta donde tendria que llegar. Miramos para atrás. Unidos por la mano, unas cuantas personas escuchan a alguien hablar sobre la situacion del Tibet.
Si. Tres objetivos diferentes repartiendose la plaza. Sobre el primer asunto solo habia papeles explicativos, pero para los dos siguientes habia tambien gente. Gente que tenia que elegir si queria estar a un lado o al otro de la plaza. Si era mas importante la liberacion de los secuestrados o la maldad de China. Las palabras que se enunciaban en un sitio, quedaban ahogadas por el ruido de la musica de enfrente. Era absurdo.¿ No hay mas plazas en Estrasburgo? ¿No hay mas dias?
Nosotras nos quedamos con los de Irak. Primero toco un grupo tipo jazz. Despues, un grupo bastante grande, solo con instrumentos de percusion , hicieron una cosa maravillosa. Los distintos ritmos que llevaban los diferentes grupos de instrumentos conseguian crear una melodia con algo que solo eran ruidos (y no ruidos debiles precisamente). Era algo sonoro. Era algo casi primitivo, y a la vez, complejisimamente elaborado. Como los del Tibet ya habian terminado, se unieron a las 1000 fanfarrias. Entonces ya fue todo muchisimo mas correcto.

0 Comments:

{color:#aa0033;}

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home