Haciendonos mayores...

viernes, agosto 24, 2007

Iniesta a la hora de comer

Supongo que la culpa mía. Bueno, la culpa, sin duda, es mía. Ese gusto por lo que detesto. Esa atracción enfermiza por lo que me respulsa. Esa curiosidad irresistible por las cosas que no me interesan. Esa pereza también, que me impide buscar nuevas frecuencias en la radio. Todas esas razones por las que estuve escuchando Radioteletaxi durante semanas. Ese horrible programa con predicción del futuro incluido en el que dos imbéciles no se cortan ni un poco para burlarse descaradamente de sus propios oyentes. Ey, ey, ey, se dicen el uno al otro, no somos como ellos. No. Les decimos sí, sí, claro con esta voz que nos hace tanto reir porque se lo creen todo. Como son ¿eh? qué estúpidos. Se lo creen todo.

También escucho programas deportivos mientras como. Ya debo de saber toda la plantilla del Barça. Y por las noches hay programas variados. En Onda Cero, creo. Programas en los que ir enumerando todos los tópicos conocidos. Programas sobre gente que decide estar sola pero que terminamos con trucos sobre cómo ligar. Porque en el fondo... hay tanta gente buscando, porque en el fondo ...eso es lo que deben hacer. El amor no te va a ir a buscar a tu habitación. Jijiji. Es que hay que salir, claro, hay que salir. ¡Salid más, no os encerréis en casa!. También programas sobre el tratamiento del sexo en los medios de comunicación. Que qué espanto. Que todo está "coitalizado". Que parece que ese es el único fin de nuestras vidas. Que la mujer es mero objeto sexual. Que las películas transmiten erróneos mensajes. Y despues, una sugerente voz de mujer nos habla de famosas escenas tórridas que reproducen justo eso que (creíamos) estaban criticando. Y ya sé que percibir los defectos de algo es mucho más fácil que proponer una alternativa. Sé que vale, estamos ahí dentro, y los programas no se van a complicar la vida por algo que todos aceptamos. Pero que se callen. Que paren de reproducir esos mensajes insultantes por correctos. Que no defiendan un discurso aprendido mientras, subrepticiamente, ponen más ladrillos sobre el modelo que definirían como obsoleto y tradicional.

Y también que dejen de llevarse las manos a la cabeza y de poner el grito en el cielo. Como ese anuncio en El País, a toda página, de Corporación Dermoestética en la página anterior a una noticia sobre el aumento de casos de anorexia. El anuncio que dice que gracias a Corporación Dermoestética ahora puedo ser feliz.

Etiquetas: ,

2 Comments:

{color:#aa0033;}
Blogger Cao said...

cambio radical, cris, ese es el futuro. acéptalo!

(soy mrs. jones, pero me da pereza cambiar el nick..)

3:00 a. m.

 
Blogger Cubilete said...

no pongas excusas para escuchar radiotaxi (esa empresa fundada por un gallego de la que siempre nos hablaba pousa) porque yo sé que no es accidental y que la disfrutas! :)

7:40 p. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home