Haciendonos mayores...

miércoles, noviembre 25, 2009

Públicos entregados

Yo había renunciado al concierto de Joaquín Sabina desde que vi el precio, pero el destino no sabe de condicionantes materiales, así que a pesar de mi reciente desidia musical me vi con una entrada –gratis- en la mano porque el legítimo propietario decidió, tras escuchar el último disco, que canciones tan malas no merecían su presencia.

Llegué, con mi prima, cinco minutos antes de que empezara, y nos sentamos en diagonal. Quedé encajonada entre una pareja de dieciochoañeros y una familia que incluía a mamá, a papá, a la niña y a la tía. Antes de que Sabina apareciese, sonó una de sus canciones, y la gente ya comenzó a gritar, a aplaudir y a hacernos a todos partícipes de su alegría. Yo – que no iba preparada para la acción, sólo para la recepción- observé asombrada al público. Más asombrada aún cuando llegó Sabina y un gesto mínimo, un movimiento inesperado, un “boas noites” cosechaba una emocionadísima ovación. Tanto (pero tanto) entusiasmo me puso tierna. Comencé a contemplar a la gente con cariño, a aquella pareja que bailaba cada tema, a las chicas que hasta coreografiaban sus movimientos (las manitos para la derecha, las manitos para la izquierda, las manitos para la derecha...). En mi vida vi yo tanta pasión gratuita (y era mi cuarto concierto de Sabina), y entendí al instante de que hablaban los periódicos cuando decían que el público estaba entregado. Lamenté profundamente estar afónica y ser completamente inútil para hacer cuadrar mis palmas con las de los otros, y sobre todo, estar sumida en un estado melancólico de “oh dios, cómo me gustaban estas canciones, y cuanto tiempo ha pasado, y apenas recordaba esta letra ...”.

Hasta que el señor que tenía al lado me sacó de mi apatía. El papá de la familia, que era un sobrio, que no había hablado con ningún miembro de su familia, ni había aplaudido cuando los demás aplaudían (y sólo tímidamente cuando finalizaban los temas) se puso de pie en Princesa, y venga a gritar y a mostrar cuanta sangre tenía en las venas. Y me dije, si él puede, no seré yo menos, y venga a gritar y a mostrar cuanta sangre tengo en las venas.

La pareja post-adolescente, sin embargo, me decepcionó. A pesar de que no paraban de fumar, me hacían gracia, él con su bombín y ella con sus ojos repintados de negro, y dándose esos besos tan lentos, y abrazándose para corear juntos –cómo nos entedemos, cómo ponemos el énfasis en las mismas palabras- las primeras canciones (las que no conocía nadie), y después... poco a poco... desvaneciéndose... sentados cuando todo el público estaba de pie, callados cuando todo el mundo se desgañitaba.... demasiado jóvenes, quizás, para entregarse dos horas enteras, o –simplemente- para conocer las canciones que valen la pena.



Etiquetas: ,

7 Comments:

{color:#aa0033;}
Blogger Mrs Jones said...

Yo creo que hay conciertos a los que no debo ir. Creo que en un concierto de Sabina odiaría a la gente que se emociona por emocionarse a propósito (el padre de familia queda, pues, perdonado), porque no sabes cuánto hay de real y cuánto de pose.

"¿Y en los conciertos a los que vas?", me preguntas maliciosa. En los conciertos a los que voy odio a la gente así en general, a no ser que sea como aquel concierto en el que me empezaron a gustar Los Planetas porque sus fans eran realmente felices.

(Y posiblemente la fuente del odio sea el verme parte de esa masa y no ser capaz de reconocer que soy una más, y que cuando no me emociono también lo estoy haciendo a propósito).

Maldito mundo de las actitudes.

11:41 p. m.

 
Blogger poliptoton said...

A mí me encantan los públicos entregados a los grupos que me gustan y detesto a los públicos de los que no me gustan. Triste, pero en el fondo creo que es así.

Por curiosidad, ¿cuánto cuesta ahora un concierto caro por ahí? Es que tengo la teoría de que cada vez los precios se están equilibrando más. Han pasado los tiempos en los que iba a Vigo en Navidad, pedía un cubata y cuando el camarero me decía el precio, tenía ganas de darle un beso.

8:26 a. m.

 
Blogger Lala lalala said...

No soporto a la gente q va a un concierto y no mueve ni un músculo de su cuerpo...escuchar musica sin sentir (y con sentir me refiero a exteriorizarlo aunq sea en un leve movimiento de pies) me parece imposible...hasta con Nachete!! jeje...

Como los odié con su humo y su amargura. Pero la pareja de mi lado era igual y ya debían tener 28 años....aunq ella por lo bajini a veces cantaba algo pero cuando yo si me levantaba o gritaba sus letras me miraba con cara de... ésta tiiiiiaaa....

La verdad es q fue un gran conierto, sobretodo porque las expectativas eran bastante bajas.

Pd. Q mal canta panchito!!! jo jo jo

8:39 a. m.

 
Blogger aniram said...

Yo recuerdo terminar sin voz en el anterior concierto que dio en Vigo. Sin voz y extremadamente emocionada (no a propósito). Tenía al lado a un abuelete que no se movía, aunque sonreía cada vez que yo saltaba o gritaba, y tarareaba absolutamente todas las canciones :)

Qué envidia!

11:46 a. m.

 
Blogger sr. calavera said...

fantástica crónica, en la prensa escriben sin acudir al concierto, se nota tanto...
no te da la impresión de que la gente va a los conciertos, no a escuchar, sino a demostrar lo bien que saben las letras, lo muy alto que dan las palmas y lo muy fans que son?
recuerdo un concierto de La Buena Vida en la que a la primera canción "marchosilla" unos pocos se pusieron a dar palmas y recibieron unas cuantas docenas de miradas asesinas y algún que otro insulto para que se callaran, eso fue emocionante :) lala lalala no podría venir a un concierto conmigo

4:23 p. m.

 
Blogger Zabu said...

A mi me gusta tanto la música en directo que por mi iría incluso a conciertos de grupos que no me gustan. Eso sí, condición indispensable que pueda ver a los músicos en acción, nada de estar en la otra punta del estadio viendo unas pantallas gigantes.

Y yo soy de los que no pueden estarse quietos, o muevo los pies o las manos o yo entero.
Eso sí, raro es que haga alarde de conocer repertorios pues no es habitual que me sepa la letra de ninguna canción, incluso de mis grupos favoritos!!

12:37 a. m.

 
Anonymous Verde Manzana said...

Hola guapa,

Hace mucho que no entraba en tu blog. Habia perdido la esperanza de que hubieses actualizado y me habia perdido una gran parte de tu viaje.

Pues nada, que sepas que me ha gustado mucho mucho lo que has escrito. Que eres tan entusiasta que nos contagias entusiasmo y ganas de saber.

No dejes de escribir vale? Prometo seguirte mas de cerca.

3:36 p. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home