Haciendonos mayores...

domingo, febrero 22, 2004

Carnavales. Debe de ser como una liberación. Todos metidos en nuestros cuerpos (tan limitados). Los hombres que nunca podrán ser mujeres. Los seres terrenales que nunca podrán ser angeles o demonios. Los conocidos que nunca podrán ser exóticos.

Hay gente que no los aprovecha. Pero todos sabemos que es solo un estúpido, pero pronunciado sentido del ridículo. Todos tenemos las mismas necesidades. Y a todos nos gusta actuar. De una forma u otra, todos disfrutamos engañando.

Ayer ficcionamos unas fotos. Indio degollando a vaquero. Vaquero disparando a indio. La sangre era un pañuelo rojo. Y el desierto americano, una colcha a cuadros. Pero el sentido es el mismo, lo único que permanece. La necesidad de crear algo coherente. De salir de uno mismo y explorar.

0 Comments:

{color:#aa0033;}

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home