Haciendonos mayores...

domingo, enero 30, 2011

Fotos de extraños



Ahora que uno lleva siempre una cámara colgada del brazo, y que no importa en absoluto el resultado de las fotografías porque total no gastas carrete, hemos llegado a un punto (o he llegado yo, más bien) en que la fotografía cansa. Cansa ver un montón de imágenes que no dicen nada.

Sin embargo, los primeros planos ejercen en mí un poder de fascinación bastante considerable. Especialmente si estás bien hechos, claro. Este viernes me he pasado horas (HORAS) viendo las 104 fotos de la serie “Shooting Portraits of Strangers” de Danny Santos.

Danny Santos es un tipo que se dedica (en su tiempo libre) a ir a la calle Orchand (en Singapur) y tratar de capturar caras bonitas y/o interesantes. Cada vez que ve una, para a la persona, le pregunta si puede sacarle una foto, le pide que no sonría y se la saca. En su blog, él, muy entrañable, comenta lo rápido que le late el corazón cada vez que tiene que abordar a un extraño, pero lo mucho que vale la pena cuando ve la foto que ha realizado.

Y es que sí, las fotos son magnificas. Hay pocas cosas más interesantes que una cara (que no sonríe). Lo de las sonrisas me recordó también a la exposición de Virxilio Vieitez (muy recomendable) en el Marco. Allí vimos fotos de los años 60 cuando alguna gente parecía aún no saber posar.

Danny Santos no quiere sonrisas porque cree que “falsifican” la realidad. En las fotos de Virxilio Vieitez, especialmente en unas hechas para el DNI, ves personas que aún no saben muy bien qué hacer ante una cámara, y que por lo tanto, no tienen poder para fingir.

Que en los años 60 ya hacía más de 100 años de las cámaras, ya lo sé, pero aún así no había ni de lejos la distribución que hubo después. Las fotos de Vieitez impresionan un montón también porque nos muestran caras toscas, con un punto animal. Aunque supongo que influye el hecho de que era un pueblo, en una época oscura –las de los años 70 muestran ya una transformación abismal-, creo que esa tosquedad viene también de no saber posar y a pesar de eso o por eso, respetar profundamente la labor del fotógrafo.


No he de decir que resultan mucho más atractivas.

Etiquetas:

4 Comments:

{color:#aa0033;}
Blogger Zabu said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

3:31 p. m.

 
Anonymous ra said...

Cuando leo historias como ésta, siempre me pregunto que haría yo. ¿dejaría que un desconocido me hiciese una foto así porque sí? (y algo me dice que no....)

7:37 p. m.

 
Blogger Mrs Jones said...

Claro, yo vi las fotos antes de leer tu post y me dije "qué listo, solo hace fotos a chicas guapas" (luego leí y entendí que sí, que ya lo dice directamente). Así que que me quisiera fotografiar sería como un cumplido, no? ¿Cómo decir que no?

4:15 p. m.

 
Blogger aniram said...

A mí me han gustado los retratos.
Pero no tanto su manera de elegir a las afortunadas... debería también fotografiar a chicos guapos :D

Pero estoy con Mrs. Jones en que sería una especie de piropo que te preguntase y diría que sí.

5:54 p. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home