Haciendonos mayores...

domingo, febrero 27, 2011

Autosuficiencia


Todo el que quiera hacer acopio de laureles inmortales no debe echarse atrás al oír el nombre de la bondad, sino que tiene que averiguar si realmente es la bondad. Nada es en última instancia sagrado sino la integridad de tu propia mente.


Soy sagrado.
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón.
(Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los
cuales se levanta mi casa.)



Para vivir, el hombre debe considerar tres cosas como los valores supremos que rigen su vida: razón, propósito y autoestima. La razón, como su única herramienta para el conocimiento. El propósito, como su elección de la felicidad que esa herramienta procederá a lograr. Autoestima, como la inviolable certeza de que su mente es competente para pensar y de que su persona es digna de ser feliz.

Etiquetas:

1 Comments:

{color:#aa0033;}
Anonymous Tera said...

Magnífico!

5:28 p. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home