Haciendonos mayores...

martes, marzo 04, 2008

Lentitud e ineptitud

Es lunes por la mañana y debo madrugar para ir a una rueda de prensa sobre una actividad digna de los estatutos de la Santa Generación. Se trata de Bruselas, capital de Europa, y te dan un fin de semana para visitar 150 lugares que en Bruselas hacen referencia a cualquiera de los 27 países de la Union. La idea como podéis imaginar, me entusiasma.

Allí encontramos a un chico que quiere ser gallego y que se sonroja cuando le preguntamos por su becaria. También encontramos a una mujer española que tiene una galería de arte y un coche naranja. Ella afirma que está un poco harta de la ciudad. Le preguntamos cuantos años lleva aquí. Doce.

Nos explica que ésta es una ciudad fantástica para la vida bohemia. Agazapados en las grises tinieblas bruselienses, respiran todos los pequeños artistas con los ojos bien abiertos. Si tú los abres también, podrás verlos. Miles de salas de teatro alternativas. Circo. Centros culturales. Sí, es verdad, Bruselas es una ciudad fantástica.

Hasta que llega la vida civil, prosigue la mujer española. Bélgica es uno de los países más burocráticos del mundo, lo que significa, básicamente, lentitud e ineptitud. Y papeles, papeles, papeles. Y abusos de la administración. Pero la administración no es la única que abusa. Nos habla de su compañía telefónica.

Le digo que me dijeron que en Bélgica no existía libro de reclamaciones. Me dice que es verdad. No hay forma de defender los derechos del consumidor, me escandalizo yo, metida hasta el cuello en ese estado tan español del a dónde he ido yo a parar.

El chico sacude la cabeza, antes de gritar: ¡Si que hay, pero te cobran!

Al parecer en este país tienes que pagar una cuota a una asociación para tener derecho a quejarte.



Y creedme, eso define a la perfección el espíritu del país.

Etiquetas: , ,

7 Comments:

{color:#aa0033;}
Anonymous Anónimo said...

Oye, pues yo no sabia que uno pagando se podia quejar, y sabes donde hay que ir? a mi me iba a salir rentable, y como primera terapia estaria bien.

Chica verde manzana

11:35 p. m.

 
Blogger Youngblood said...

jo, y luego nos quejamos de lo que tenemos en Spain.... y además hace sol :-)

7:44 p. m.

 
Blogger Flami said...

Q haría mi madre sin libro de reclamaciones¡¡¡ XDDDDDDDDD

Sigo sin saber destino :-S

10:35 a. m.

 
Blogger Judith said...

bueno, pues poco más o menos como ser aquí de la ocu... Pero la pregunta clave es: ¿pagar por quejarse da derecho a que te atiendan? Porque en spain quejarse será gratis, pero debe ser porque no hay que pagarle el sueldo a nadie para que resuelva las quejas...

Me quedo con la imagen de los miles de artistas bohemios agazapados en sus sótanos con los ojos abiertos como buhos mirando bruselas andar. !

11:19 p. m.

 
Blogger Mrs Jones said...

pagar por quejarse es el colmo!

8:48 a. m.

 
Anonymous aniram said...

En Berlín tienes que pagar una cuota si tienes una religión (y quieres practicarla, supongo). Porque Berlín es una ciudad atea (se declara como). Mucho multiculti, sí, pero desde luego no tenemos tantos festivos como en Vigo estas dos últimas semanas...

12:26 p. m.

 
Anonymous cubi revolucionaria! said...

pagar por quejarse!!!!??????

eso NO es sano!!!!


queja universal y gratuíta!!!!

7:49 p. m.

 

Publicar un comentario

Links to this post:

Crear un enlace

<< Home